Parkmed

800 2nd Ave 10017 New York, NY
Phone: 212-686-6066

EXCELENCIA EN SALUD REPRODUCTIVA

Herpes genital

herpes genital- hoja cdc de datos

¿Qué es el herpes genital?

El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por los virus simples del herpes de tipo 1 (HSV-1) o de tipo 2(HSV-2)

¿Cuán común es el herpes genital?

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estima que, anualmente, 776.000 personas en los Estados Unidos contraen nuevas infecciones de herpes. El herpes genital es común en los Estados Unidos. Por todo el país, 16%, o casi cada una de seis personas, cuya edad va de los 14 a los 19 años tienen la infección genital de tipo HSV-2. En la última década, se ha mantenido estable el porcentaje de personas con herpes genital en los Estados Unidos.

La transmisión de un hombre infectado a su pareja femenina es más probable que la de una mujer infectada a su pareja masculina. Debido a esto, la infección genital HSV-2 es más común en las mujeres (aproximadamente 1 de cada 5 mujeres entre los 14 y 19 años) que en los hombres (cerca de 1 de 9 hombres entre los 14 y 19 años).

¿Cuáles son los síntomas del herpes genital?

La mayor parte de los individuos infectados con HSV-1 o HSV-2 no experimentan síntomas o si los tienen, estos son muy leves, tanto que pasan desapercibidos o son confundidos con otra afección cutánea. Debido a esto, la mayoría de las personas infectadas con HSV-2 no están al tanto de que están infectados. Cuando los síntomas ocurren, ellos típicamente aparecen como una o más ampollas alrededor de los genitales, el recto o la boca. Las ampollas se rompen y dejan heridas dolorosas que pueden tomar de una a dos semanas para sanar. En ocasiones a la aparición de estos síntomas se les llama “brote”. La primera vez que alguien tiene un brote, también puede experimentar síntomas similares a la gripe como fiebre, dolores en el cuerpo, y glándulas inflamadas.

Los brotes repetidos del herpes genital son comunes, particularmente en el primer año de la infección. Los síntomas de estos brotes repetidos son típicamente más cortes en duración y menos severos que el primer brote de herpes genital. Aunque la infección puede permanecer en el cuerpo de manera indefinida, el número de brotes tiende a disminuir en un período de años.

¿Cómo las personas se contagian de herpes?

Las personas se contagian de herpes teniendo sexo con alguien más que esté contagiado con la enfermedad. “Tener sexo” significa tener relaciones sexuales por vía vaginal, oral o anal. Tanto el HSV-1 como el HSV-2 pueden encontrarse dentro de las heridas que causan los virus, y los mismos pueden ser liberados. Tales virus también pueden ser liberados desde la piel que no tiene una herida. Generalmente, una persona sólo puede contagiarse con la infección HSV-2 durante el contacto sexual con alguien que tiene la infección genital HSV-2. La transmisión puede ocurrir de una pareja infectada que no tenga una herida visible y puede no saber que él o ella están infectados.

La HSV-1 puede causar heridas en el área genital e infecciones en la boca y labios, llamadas “llagas de fiebre”. La infección HSV-1 de los genitales es causada por contacto genital a genital o boca a genital con una persona que tiene la infección HSV-1.

¿Cuáles son las complicaciones del herpes genital?

El herpes genital puede causar llagas genitales dolorosas en muchos adultos, las cuales pueden ser graves en personas que tengan suprimidos sus sistemas inmunes. Si una persona con herpes genital toca sus llagas o los fluidos de las mismas, pueden transferir el herpes a otra parte del cuerpo. Esto es particularmente problemático si es un lugar sensible, como los ojos, por ejemplo. Esto puede evitarse al no tocar las llagas y sus fluidos. Si se hace contacto con las mismas, hay que lavarse las manos de inmediato, y así se reducirán las posibilidades de transmisión.

Algunas personas que contraen herpes genital tienen preocupaciones sobre cuánto impactará su salud en general, su vida sexual, y sus relaciones. Es mejor hablar con un profesional sanitario sobre estas preocupaciones, pero también es importante reconocer cuando el herpes es incurable, pues es una condición que se puede tratar. Desde que el diagnóstico de herpes genital puede afectar las percepciones sobre las existentes o futuras relaciones sexuales, es importante entender cómo conversar con las parejas sexuales sobre las ETS.

Además, hay complicaciones potenciales para una mujer embarazada y su hijo no nacido.

VIH/SIDA y ETS

¿Cuál es la relación entre el herpes genital y el VIH?

El herpes genital puede causar llagas o rupturas en la piel o las mucosas (revestimientos de la boca, vagina, y el recto). Las llagas genitales causadas por el herpes pueden sangrar fácilmente. Cuando las llagas entran en contacto con la boca, la vagina, o el recto durante el sexo, las mismas incrementan el riesgo de la transmisión del VIH si cualquiera de los miembros de la pareja está infectado con el VIH.

 

¿Cómo el herpes genital afecta a una mujer embarazada y a su bebé?

Es crucial que una mujer embarazada infectada con HSV-1 o HSV-2 vaya a consultas de atención pre-natal y le diga a su médico si ha experimentado algunos de los síntomas, o si ha estado expuesta a algunas de las dos clases de virus asociados al herpes genital mencionados anteriormente, o si ha sido diagnosticada con herpes genital. Algunas veces esta enfermedad puede llevar a un aborto o a un parto prematuro. El herpes genital puede transmitirse de la madre al hijo resultando en una infección potencialmente fatal (herpes neonatal). Es importante que la mujer evite contagiarse con herpes durante el embarazo.

Una mujer con herpes genital puede ser tratada con medicación antiviral desde las 36 semanas de gestación hasta el parto para reducir el riesgo de un brote. Al tiempo del alumbramiento una mujer con herpes genital debería recibir un examen cuidadoso. Si los síntomas del herpes están presentes durante el parto, normalmente se lleva a cabo un alumbramiento por cesárea (también llamado “sección-C”).

¿Cómo se diagnostica el herpes genital?

Los profesionales de la salud pueden diagnosticar herpes genital por inspección visual si el brote es característico. Los profesionales también pueden tomar una muestra de la llaga(s) y someterla a examen. A veces, las infecciones HSV pueden ser diagnosticadas entre brotes con un examen de sangre. Una persona debería discutir estas opciones de pruebas con su médico.

¿Hay una cura o tratamiento para el herpes?

No hay tratamiento que pueda curar el herpes. Sin embargo, los medicamentos antivirales pueden prevenir o acortar el tiempo de los brotes durante el tiempo que la persona tome la medicina. Además, el tratamiento supresor diario (uso diario de medicamento antivirales, por ejemplo) para el herpes puede reducir la probabilidad de transmisión a la pareja(s).

¿Cómo puede ser prevenido el herpes?

El uso correcto y consistente de condones de látex puede reducir el riesgo de contraer herpes genital, debido a que sus síntomas pueden presentarse tanto en áreas genitales femeninas como masculinas que estén cubiertas o protegidas por un condón de látex. Sin embargo, los brotes pueden presentarse en áreas que no estén cubiertas por un condón.

La manera más segura de evitar el contagio de ETS, incluyendo el herpes genital, es abstener del contacto sexual, o estar en una relación mutualmente monógama de larga duración, con una pareja que haya sido examinada y de la cual se conozca que no está infectada.

Las personas con herpes deben abstenerse de la actividad sexual con parejas cuando las llagas u otros síntomas del herpes están presentes. Es importante saber que aunque la persona no tenga ninguno de los síntomas, él o ella puede infectar a su pareja sexual. Las parejas sexuales de las personas infectadas deberían ser notificadas de que ellos pueden contagiarse y tienen que usar condones para reducir el riesgo. Los compañeros sexuales pueden solicitar exámenes para determinar si están infectados con alguna de las variantes HSV del herpes genital.

 

 

 


© 2018 Parkmed.com. All Rights Reserved.