EXCELENCIA EN SALUD REPRODUCTIVA

HISTORIA DEL PROCEDIMIENTO DE ASPIRACIÓN

Introducción y resumen

Mientras que el aborto es permitido legalmente en muchos países, las mujeres continúan enfrentándose a profundas barreras que restringen su acceso a servicios seguros de aborto y ponen en riesgo su salud. Una falta de proveedores entrenados de abortos, restricciones en el servicio disponible y altos costos pueden ser obstáculos demasiado grandes para que las mujeres los afronten de un modo oportuno. Cuando las mujeres deben viajar grandes distancias, esperar semanas por los servicios de abortos, y además tienen recursos económicos limitados, el procedimiento de aborto puede permanecer como algo inalcanzable. La Aspiración Manual por Vacío (AMV, siglas en inglés MVA) puede ofrecer una segura, accesible y costeable forma de proveer  un aborto y superar barreras que inhiben la capacidad de las mujeres para acceder a tales servicios. Similar a la Aspiración Eléctrica por Vacío (AEV, siglas en inglés: MVA), la Aspiración Manual por Vacío tiene varios beneficios que la hacen un componente útil entre los servicios de aborto. Comparado con la Dilatación y Curetaje (D y C), la Aspiración Manual por Vacío ofrece manera más segura, sencilla, accesible y económica de proveer servicios de alta calidad a las mujeres alrededor del mundo. Estos hechos como alicientes específicos, además de razones clínicas y prácticas, apoyan el uso de la Aspiración Manual por Vacío para el aborto inducido. Se presentan datos relativos a la seguridad, efectividad y aceptabilidad de la Aspiración Manual por Vacío, también como consideraciones para proveedores interesados en proveer servicios de Aspiración Manual por Vacío. Este documento no pretende ser un manual de entrenamiento clínico.

Aborto: Inaccesible con demasiada frecuencia.

Para todas las mujeres alrededor del mundo, el aborto es un procedimiento común, esencial para la salud de las mujeres e integral para la administración de un cuidado sanitario completo. Cada año, más de 210 millones de embarazos ocurren por todo el mundo, y 40% de ellos no son planeados. Más de una quinta parte de estos embarazos – incluyendo la mitad de los embarazos no planeados- terminan en un aborto inducido (Dailard, 1999). Cuando proveedores entrenados hacen abortos usando métodos aceptados médicamente en condiciones higiénicas, las tasas de mortalidad y morbilidad son extremadamente bajas. Bajo estas condiciones, la tasa de mortalidad es de 0.2 a 1.2 muertes por cada 100.000 abortos; en comparación, el riesgo de muerte durante el nacimiento de un infante es de 6 a 25 veces más alto (Instituto Allan Guttmacher, 1999). Aun así, la Organización Mundial de la Salud (siglas en inglés: WHO) estima que cerca de la mitad de todos los abortos son inseguros, porque ellos son hechos por individuos sin preparación o en entornos no seguros (WHO, 1994). Más del 60 por ciento de las mujeres viven en países donde el aborto es permitido en un amplio espectro – 55 por ciento de las mujeres en países en vías de desarrollo y 86 por ciento de las mujeres en países desarrollados (Dailard, 1999)-.Sin embargo, el acceso de las mujeres a servicios de aborto es a menudo obstaculizado por otros factores, aun cuando es legalmente permitido. Estos factores incluyen el costo del procedimiento, falta de proveedores entrenados en cuanto al procedimiento de aborto, falta de suministros y equipo, largas distancias para sitios donde se debe prestar los servicios, demoras en la disponibilidad de quirófanos, falta de aceptación social del aborto y fallas en infraestructuras. Estas barreras evitan que las mujeres obtengan servicios seguros y legales de manera temprana en el embarazo. Al incorporar la Aspiración Manual por Vacío en la prestación de servicio, los sistemas de salud pueden cumplir con su obligación de ayudar a las mujeres a acceder a todos los servicios permitidos y salvaguardar su salud y futuro al mismo tiempo. Aspiración Manual por Vacío: es una manera de ofrecer una manera segura, efectiva, accesible y de bajo costo que le permita a las mujeres superar las barreras que les impiden acceder a servicios de aborto. La Aspiración Manual por Vacío puede ser hecha en condiciones clínicas normales y como un procedimiento ambulatorio sin la necesidad de contar con quirófanos. La Aspiración Manual por Vacío no requiere electricidad, y puede ser practicada por proveedores con un nivel de entrenamiento medio, como parteras, profesionales en enfermería y asistentes de médicos. Aunque la Dilatación y Curetaje una vez fue el estándar de cuidado y aún se sigue utilizando en muchas situaciones, la Aspiración Manual por Vacío es altamente efectiva y es un método más seguro para la evacuación uterina. Estas cualidades pueden ayudar a una transición para que el aborto se haga bajo condiciones de salud con un fuerte basamento en la comunidad, lo que no sólo baja los costos sino que también expande el acceso a los servicios. Un Equipo Técnico de Trabajo de la Organización Mundial de la Salud ha listado a la aspiración por vacío como un elemento esencial de cuidado de primer nivel (WHO, 1991). El personal entrenado en cuidados de salud alrededor del mundo ha usado la tecnología de la Aspiración Manual por Vacío para mejorar la calidad en el cuidado del aborto en distintas situaciones. La Aspiración Manual por Vacío también puede ser utilizada para realizar una regulación menstrual, tratar abortos incompletos, hacer biopsias endometriales y como procedimiento de respaldo para abortos fallidos que fueron hechos tanto con métodos quirúrgicos como con métodos farmacológicos. El método tiene la capacidad de expandir el acceso de las mujeres a servicios de aborto de una manera dramática. En áreas remotas, la Aspiración Manual por Vacío puede ser la diferencia entre servicios de abortos seguros y efectivos y la ausencia total de los mismos. La Aspiración Manual por Vacío puede ser extremadamente efectiva en mejorar la accesibilidad a servicios de aborto de alta calidad a todos los niveles en el sistema de salud…

La Aspiración Manual por Vacío puede jugar un rol muy importante en ayudar a los proveedores a ofrecer un aborto con sus cuidados de una manera segura y efectiva, lo cual es razonable para las mujeres y responde a sus necesidades –esto es, cuidados que realmente pueden hacer una diferencia en cuanto a mejorar la salud de las mujeres (Greensalde y otros, 1993a)

Aspiración Manual por Vacío: Resumen Clínico: el aborto quirúrgico del primer semestre, es hecho usando uno de dos métodos: Aspiración por Vacío (también conocido como “aspiración con raspado”) o legrado uterino (también conocido como Dilatación y Curetaje). La Aspiración por Vacío usa una bomba eléctrica o aspirador manual para crear un vacío, y el contenido y tejido son removidos a través de una cánula (PATH, 1994). Debido a que la Aspiración por Vacío es el método más seguro para hacer un aborto del primer trimestre, es el método más común en países industrializados. La Aspiración por Vacío es usada en casi el 97% por ciento de los abortos del primer trimestre en los Estados Unidos; Canadá, China, Nueva Zelanda, Singapur y otros países usan la Aspiración por Vacío para casi todos los abortos quirúrgicos del primer trimestre (Greenslade y otros, 1993b). “Los directores de los servicios de salud deberían hacer todos los esfuerzos para reemplazar el legrado uterino con la Aspiración por Vacío.” (IPPF, 2001).

Donde el método de Aspiración por Vacío no está disponible, el legrado uterino es usado en su lugar. En este método, el tejido en el útero es raspado con una cureta metálica, a menudo mientras el paciente está bajo anestesia general o sedación profunda. Los médicos expertos no recomiendan usar la Dilatación y Curetaje a menos que no estén disponibles ni la Aspiración por Vacío ni  métodos médicos, debido a que el legrado uterino acarrea riesgos más altos (IPPF, 2001; WHO, 2000).


© 2018 Parkmed.com. All Rights Reserved.