Menú

Ahora ofrece citas de telesalud

Ahora ofrece citas de telesalud

Blog de parkmed nyc

Historia de aspiración

Historia de aspiración
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en email
Correo electrónico

Intruducción y resumen general

Si bien el aborto está legalmente permitido en muchos países, las mujeres continúan enfrentando barreras profundas que restringen su acceso a servicios de aborto seguro y ponen en peligro su salud. La falta de proveedores de servicios de aborto capacitados, las restricciones en la disponibilidad de servicios y los altos costos pueden presentar obstáculos demasiado grandes para que las mujeres los superen de manera oportuna. Cuando las mujeres deben viajar largas distancias, esperar semanas para recibir servicios de aborto o asignar los escasos fondos para el procedimiento, el aborto puede seguir siendo inalcanzable. La aspiración manual al vacío (AMV) puede ofrecer una forma segura, accesible y asequible de realizar un aborto y superar las barreras que inhiben la capacidad de las mujeres para acceder a los servicios. Similar a la aspiración por vacío eléctrica (EVA), la MVA tiene varios beneficios que la convierten en un componente valioso de los servicios de aborto. En comparación con la dilatación y legrado (D&C), la MVA ofrece una forma más segura, más accesible y potencialmente menos costosa de ofrecer servicios de alta calidad a las mujeres de todo el mundo. Esta monografía describe las razones clínicas y prácticas que respaldan el uso de MVA para el aborto inducido. Se presentan datos sobre la seguridad, eficacia y aceptabilidad de MVA, así como consideraciones para los proveedores interesados ​​en brindar servicios de MVA. Este documento no pretende ser un manual de formación clínica.

Aborto: con demasiada frecuencia inaccesible

Para las mujeres de todo el mundo, el aborto es un procedimiento común, esencial para la salud de la mujer e integral para la prestación de una atención médica integral. Cada año, más de 210 millones de embarazos ocurren en todo el mundo, el 40 por ciento de los cuales no son planeados. Más de una quinta parte de estos embarazos, incluida la mitad de los embarazos no planificados, terminarán en aborto inducido (Dailard, 1999). Cuando los proveedores capacitados realizan abortos utilizando métodos médicamente aceptados en entornos higiénicos, las tasas de mortalidad y morbilidad son extremadamente bajas. En estas condiciones, la tasa de mortalidad es de 0.2-1.2 muertes por cada 100,000 abortos; en comparación, el riesgo de muerte durante el parto es de seis a 25 veces mayor (Alan Guttmacher Institute, 1999). Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que casi la mitad de todos los abortos son inseguros porque los realizan personas sin entrenamiento o en entornos inseguros (OMS, 1994). Más del 60 por ciento de las mujeres viven en países donde el aborto está permitido en términos generales: el 55 por ciento de las mujeres en el mundo en desarrollo y el 86 por ciento de las mujeres en el mundo desarrollado (Dailard, 1999). Sin embargo, el acceso de las mujeres a los servicios de aborto a menudo se ve obstaculizado por otros factores, incluso cuando está legalmente permitido. Estos factores incluyen el costo del procedimiento, la falta de proveedores de aborto capacitados, la falta de suministros y equipos, largas distancias a los sitios de prestación de servicios, demoras en la disponibilidad de quirófanos, falta de aceptación social del aborto y fallas en la infraestructura. Estas barreras impiden que las mujeres obtengan servicios seguros y legalmente permitidos al inicio del embarazo. Al incorporar la AMEU en la prestación de servicios, los sistemas de salud pueden cumplir con su obligación de ayudar a las mujeres a acceder a todos los servicios permitidos y salvaguardar la salud y el futuro de las mujeres al mismo tiempo. MVA: una forma de ampliar el acceso MVA ofrece una forma segura, efectiva, accesible y de bajo costo para superar las barreras que obstaculizan el acceso de las mujeres a los servicios de aborto. La AMEU se puede realizar en entornos clínicos típicos y como un procedimiento ambulatorio sin la necesidad de instalaciones de quirófano. La AMEU no requiere electricidad, y puede ser realizada por proveedores de nivel medio, como parteras, enfermeras practicantes y asistentes médicos. Aunque la D&C fue alguna vez el estándar de atención y todavía se usa en muchos entornos, la MVA es un método de evacuación uterina muy eficaz y más seguro. Estas cualidades pueden ayudar a cambiar los servicios de aborto a entornos de atención médica basados ​​en la comunidad, lo que no solo disminuye los costos sino que también amplía el acceso a los servicios. Un grupo de trabajo técnico de la Organización Mundial de la Salud ha enumerado la aspiración al vacío como un elemento esencial de la atención en el primer nivel de referencia (OMS, 1991). El personal de atención médica capacitado de todo el mundo ha utilizado la tecnología MVA para mejorar la calidad de la atención del aborto en diversos entornos. . La AMEU también se puede usar para realizar la regulación menstrual, tratar abortos incompletos, realizar biopsias endometriales y abortos fallidos de respaldo que se realizaron por métodos quirúrgicos o médicos (farmacológicos). El método tiene la capacidad de expandir dramáticamente el acceso de las mujeres a los servicios de aborto. En áreas remotas, el AMEU puede ser la diferencia entre servicios de aborto seguros y efectivos y ningún servicio en absoluto.

Aspiración manual al vacío: descripción clínica El aborto quirúrgico durante el primer trimestre se realiza mediante uno de dos métodos: aspiración al vacío (también conocida como “legrado por succión”) o legrado cortante (también conocido como D&C). La aspiración por vacío utiliza una bomba eléctrica o un aspirador manual para crear un vacío, y el contenido uterino y el revestimiento se extraen a través de una cánula (PATH, 1994). Debido a que la aspiración por vacío es el método más seguro para realizar un aborto en el primer trimestre, es el método más común utilizado en los países industrializados. La aspiración por vacío se utiliza en aproximadamente el 97 por ciento de los abortos del primer trimestre en los Estados Unidos; Canadá, China, Nueva Zelanda, Singapur y otros países utilizan la aspiración por vacío para casi todos los abortos quirúrgicos del primer trimestre (Greenslade et al., 1993b). "Los gerentes de los servicios de salud deben hacer todo lo posible para reemplazar el legrado afilado por la aspiración por vacío" (IPPF, 2001)

Cuando no se dispone de aspiración por vacío, se utiliza un legrado cortante. En este método, el revestimiento del útero se raspa con una cureta de metal, a menudo mientras la paciente está bajo anestesia general o sedación intensa. Los expertos médicos no recomiendan el uso de D&C a menos que no se disponga de métodos médicos y de aspiración por vacío, porque el legrado con punción cortante conlleva mayores riesgos (IPPF, 2001; OMS, 2000).

Resumen del rendimiento de MVA

Mecanismo de acción. Se une una cánula al aspirador de vacío y se inserta a través del cuello uterino. El contenido del útero se aspira utilizando un vacío equivalente al producido por una bomba de aspiración eléctrica de vacío. Indicaciones para el uso.

MVA es una técnica apropiada para el aborto inducido, el aborto espontáneo, la regulación menstrual, el tratamiento del aborto incompleto y la biopsia endometrial. Eficacia. Para la evacuación uterina: los estudios muestran que la aspiración por vacío (incluida la MVA) generalmente tiene una tasa de efectividad superior al 98 por ciento. Seguridad. Las tasas de complicación de las cuatro complicaciones principales más comúnmente asociadas con la evacuación uterina (pérdida excesiva de sangre, infección pélvica, lesión cervical y perforación uterina) son más bajas para la aspiración por vacío que para las cánulas flexibles Ipas utilizadas con MVA. MVA utiliza una fuente de vacío de mano con una cánula de plástico para realizar la evacuación uterina. Un vacío equivalente al producido por la bomba eléctrica utilizada en la aspiración por vacío eléctrica (EVA) se transfiere a la cavidad uterina. El MVA es tan seguro y eficaz como el EVA y se ha utilizado durante décadas (Greenslade et al., 1993b). La MVA es muy eficaz para el aborto La investigación durante los últimos 30 años ha estudiado la aspiración por vacío en más de 400,000 casos, en más de dos docenas de países y en más de 50 estudios. Los hallazgos son claros que la aspiración al vacío es segura y efectiva para el aborto en el primer trimestre. El cuerpo de la literatura revela que la efectividad de la aspiración por vacío varía del 87 al 100 por ciento. En la mayoría de estos estudios, las tasas de efectividad del método excedieron el 98 por ciento. (Greenslade et al., 1993b; Hemlin y Möller, 2001; Freedman et al., 1986; Westfall et al., 1998; Creinin, 2000; Edwards y Creinin, 1997). Más estudios han examinado la efectividad de la aspiración por vacío eléctrica que la aspiración manual. Debido a que los mecanismos de acción y el nivel de vacío para los dos métodos son los mismos (Balogh, 1983; Freedman et al., 1986; Roy, 1974), sin embargo, los datos de efectividad para EVA son aplicables a MVA. En varios estudios en los que se utilizaron tanto MVA como EVA, los dos métodos tuvieron tasas equivalentes de eficacia (Hemlin y Möller, 2001; Balogh, 1983; Freedman et al., 1986). Doce informes de investigación a lo largo de 25 años han examinado específicamente la eficacia de la MVA para el aborto inducido, recopilando datos sobre casi 20,000 mujeres. En estos estudios, la eficacia de MVA varió del 95 al 100 por ciento. En el estudio más grande, Laufe analizó las tasas de complicaciones asociadas con 12,888 procedimientos de MVA en 21 países. La efectividad del procedimiento fue superior al 98 por ciento (Laufe, 1977). (Consulte la Tabla 1 para obtener informes de investigación que examinan la eficacia de la MVA).

 

AMEU para el aborto temprano

En países como Bangladesh y Vietnam, la AMEU se ha utilizado durante varias décadas para proporcionar aborto temprano y regulación menstrual antes de la confirmación del embarazo. Sin embargo, antes de mediados de la década de 1990, había pocos estudios documentados sobre el uso de AMEU antes de la séptima semana de embarazo, debido en parte a las dificultades para confirmar el embarazo en esta etapa temprana. El advenimiento de nuevas y altamente sensibles técnicas de detección de embarazo ha animado a muchos proveedores a adoptar la AMEU para el aborto temprano. El procedimiento se está utilizando en países como el Reino Unido, los Estados Unidos y Sudáfrica para ofrecer a las mujeres la opción de abortar temprano en el embarazo. En los Estados Unidos, el Dr. Jerry Edwards, Director Médico de Planned Parenthood de Houston y el sudeste de Texas, describió por primera vez la MVA antes de la séptima semana de embarazo. El método del Dr. Edwards combina MVA con pruebas de embarazo sensibles, ultrasonido transvaginal e inspección de tejidos en el sitio para proporcionar el aborto tan pronto como se confirma el embarazo. La investigación de Edwards indica que la AMEU para el aborto temprano es 1995 por ciento efectiva. Benson et al., 99.2; Los instrumentos de MVA de Edwards Ipas han demostrado ser particularmente efectivos para proporcionar abortos en el primer trimestre. Un estudio comparó el aspirador de doble válvula Ipas con otras fuentes de vacío utilizadas en centros en Bangladesh, el sudeste asiático y Yugoslavia. El Ipasaspirator demostró ser tan seguro y efectivo como los otros métodos (Balogh, 2001). Donde esté disponible el aborto con medicamentos, es apropiado ofrecer a las mujeres una opción entre AMEU y aborto con medicamentos. La AMEU también es muy efectiva para servir de respaldo cuando falla el aborto con medicamentos. Entre el dos y el 1983 por ciento de las pacientes con aborto con medicamentos requieren un procedimiento quirúrgico, ya sea por solicitud de la paciente o por un aborto incompleto (MacIsaac y Darney, 10). En la mayoría de los casos, la AMEU ofrece una forma simple y económica de proporcionar respaldo de forma ambulatoria y en el mismo entorno clínico que el aborto con medicamentos. Los proveedores de aborto con medicamentos que pueden realizar servicios de aborto quirúrgico de respaldo pueden ofrecer a las pacientes otra opción entre los procedimientos del primer trimestre. Estudios en países tan diversos como India, Estados Unidos, Vietnam y el Reino Unido han demostrado que la aspiración por vacío es extremadamente efectiva para proporcionar el aborto inducido en el primer trimestre. Además, las tasas de efectividad siguen siendo altas, independientemente del sistema médico del país o del nivel de desarrollo. La aspiración al vacío es muy segura para el aborto inducido La aspiración al vacío es uno de los procedimientos quirúrgicos más seguros disponibles y la forma más segura de realizar el aborto en el primer trimestre. La aspiración al vacío se puede usar para casi todos los pacientes.

Los proveedores siempre deben seguir las precauciones prescritas para medicamentos y procedimientos. Las condiciones que requieren precauciones para los procedimientos de AMEU son similares a las de otros abortos quirúrgicos del primer trimestre y las posibles complicaciones son las mismas. Alrededor del 98 por ciento de los procedimientos de aspiración al vacío ocurren sin complicaciones (Cates y Grimes, 1981; Laufe, 1977; Freedman et al., 1986). La aspiración por vacío produce 4 complicaciones significativamente menos que la dilatación y legrado, incluidas incidencias de pérdida excesiva de sangre, infección pélvica, lesión cervical y perforación uterina (Cates y Grimes, 1981; Laufe, 1977; Freedman et al., 1986). Un estudio importante de 50,000 aspiraciones de vacío realizado en los EE. UU. encontraron que "la incidencia de pérdida de sangre excesiva fue 50 [por ciento] menor con la aspiración al vacío que con el legrado agudo (0.5 en comparación con 1.0 complicaciones por 100 procedimientos)" (Tietze y Lewit, 1972). La OMS ahora recomienda el AMEU como el método preferido de evacuación uterina, lo que sugiere que el legrado agudo se use solo si el AMEU no está disponible (OMS, 2000). (Consulte la Tabla 2 para obtener información sobre la seguridad de la AMEU en comparación con el curetaje agudo). Los estudios sobre la seguridad de las aspiraciones de vacío han encontrado tasas de complicaciones extremadamente bajas. Por ejemplo, datos de seguridad de 170,000 procedimientos de EVA del primer trimestre realizados en tres EE. UU. Las clínicas ambulatorias durante un período de 16 años encontraron una tasa de nueve complicaciones por cada 1,000 procedimientos, con solo 0.7 complicaciones por cada 1,000 procedimientos que requieren hospitalización y ninguna muerte (Hakim-Elahi et al, 1990). De manera similar, un informe sobre 12,888 procedimientos de AMEU que ocurren en 21 países encontró una tasa de complicaciones inmediatas de 0.8 por 100 procedimientos, y ninguna muerte (Laufe, 1977). Los datos específicos sobre la seguridad de MVA encuentran pocas complicaciones asociadas con el método. En general, el MVA demuestra el mismo nivel de seguridad que el EVA, y una mayor seguridad que el curetaje agudo (Laufe, 1977; Freedman et al., 1986). (Ver Tabla 3.) Un estudio vietnamita reciente examinó 210 abortos de MVA en el primer trimestre e incluyó un seguimiento extenso. Los pacientes completaron un diario de síntomas durante siete días después de la AMEU, y fueron inter-BLE 2: datos fetish para aspiración al vacío (VA) y fueron vistos por un proveedor de atención médica semanalmente durante cinco semanas. No ocurrieron complicaciones graves como infección o sangrado abundante entre el grupo de estudio (Do et al., 1998). La AMEU sigue siendo un procedimiento seguro cuando se practica en el entorno de atención primaria. Un médico en práctica familiar independiente examinó las tasas de complicaciones de 1,677 abortos por MVA realizados en este entorno. La AMEU fue 99.5 por ciento efectiva, con una tasa de complicaciones menores de 1.25 por 100 procedimientos; Las complicaciones menores incluyeron infección (12 casos), productos retenidos de la concepción (8 casos) y otras complicaciones que no requieren hospitalización (1 caso). Estas complicaciones menores se trataron fácilmente y no hubo complicaciones mayores o muertes entre los procedimientos revisados.

Los pacientes están altamente satisfechos con MVA

La mayoría de las mujeres que se han sometido a un procedimiento de AMEU están muy satisfechas con la experiencia. La aceptación del paciente es una consideración muy importante al tomar decisiones sobre qué tipo de servicios de aborto ofrecer. Asegurar que los pacientes tengan una experiencia positiva es una parte integral de ofrecer servicios de alta calidad. Entre el 88 y el 95 por ciento de las mujeres dicen que recomendarían la AMEU a una amiga. 5 Un estudio que examinó la satisfacción de pacientes que fueron asignados aleatoriamente para tener EVA o MVA encontró que la mayoría de ambos grupos estaban muy satisfechos con su procedimiento. No se encontraron diferencias importantes en la aceptabilidad entre los dos grupos (Thornburn Bird et al., 2001). En otro estudio en el que las mujeres optaron por un procedimiento en el primer trimestre utilizando el aborto con medicamentos o la aspiración al vacío, el 82 por ciento de los que eligieron la aspiración al vacío informaron que estaban "muy" o "algo" satisfechos. El setenta y ocho por ciento dijo que 6 recomendaría la aspiración al vacío a una amiga, y el 93 por ciento dijo que elegiría la aspiración al vacío si necesitaran otro aborto (Harvey et al., 2001). Un estudio de EE. UU. Asignó aleatoriamente a mujeres sin preferencia de tratamiento a recibir AMV o aborto con medicamentos, y luego examinó la satisfacción de las pacientes. El noventa y dos por ciento de las mujeres que recibieron AMEU dijeron que elegirían el mismo método nuevamente, en comparación con el 63 por ciento de las pacientes con aborto con medicamentos. Dicha respuesta indica una alta satisfacción del paciente con el método de AMEU (Creinin, 2000). Cuando se proporciona MVA en un entorno de oficina o en un centro de salud de nivel inferior, las mujeres también pueden apreciar la mayor atención personal y el menor entorno institucional (Westfall et al., 1998). Debido a que MVA utiliza un aspirador de mano, no eléctrico, el procedimiento no genera ningún ruido. Esto lleva a un procedimiento suave y silencioso, y que a menudo es más cómodo para la mujer. Los médicos en Vietnam han notado que la falta de ruido de MVA ayuda a reducir la ansiedad de la paciente durante el procedimiento de aborto (discusiones de grupos focales no publicados, 1998). Algunos proveedores de AMEU han comentado que las pacientes solicitan el "aborto silencioso", lo que indica la preferencia de la paciente por este aspecto del procedimiento de AMEU. Un estudio de 108 mujeres encontró que los pacientes con EVA sintieron que el ruido asociado con el procedimiento aumentó su dolor, aunque, en general, la percepción del dolor de los pacientes no fue significativamente diferente entre las dos técnicas (Edelman et al., 2001).

El aborto es una experiencia muy personal, y lo que es mejor para una mujer puede no serlo para otra. Las mujeres valoran mucho poder elegir entre los métodos de aborto. Además, la capacidad de elegir produce una gran satisfacción independientemente del procedimiento que elijan las mujeres. La opción de elegir entre los métodos de aborto ayuda a aumentar la satisfacción del paciente y tiene beneficios emocionales para la mujer, independientemente del método seleccionado (Jensen et al., 2000; Creinin, 2000).

El manejo del dolor con AMEU es simple y asequible

La AMEU permite un nivel más bajo de medicación para el control del dolor que el legrado agudo. La anestesia local, que se ha demostrado que es muy segura para su uso en procedimientos de aborto, puede utilizarse eficazmente junto con analgésicos para controlar el dolor durante la AMV. La anestesia local reduce el tiempo de recuperación y requiere menos gastos de personal, infraestructura y equipo. Por el contrario, el procedimiento de D&C generalmente se realiza con anestesia general o sedación intensa. Este nivel de manejo del dolor es costoso, y la anestesia general se asocia con un mayor riesgo de complicaciones por pérdida de sangre, lesión cervical, perforación uterina y hemorragia abdominal posterior (Grimes et al., 1979; Greenslade et al, 1993b). La anestesia intensa también ejerce presión sobre el sistema de atención médica, ya que requiere instalaciones y equipos más complicados. En muchos países, la dependencia de la anestesia general limita los entornos en los que se pueden realizar abortos quirúrgicos. La percepción reducida del dolor por parte del paciente con MVA es particularmente notable en comparación con el procedimiento D&C. En grupos focales con médicos vietnamitas, los participantes describieron consistentemente una reducción del dolor de los pacientes como un beneficio importante de la AMEU. La reducción del dolor también disminuye la ansiedad y el miedo del paciente, mejorando así su satisfacción general con el procedimiento. Como un beneficio adicional, mejorar la experiencia de la mujer y reducir su dolor hace que el procedimiento sea más cómodo para los proveedores también (Focus Group, 1998). Al permitir que el dolor se maneje de manera efectiva con anestesia local, analgésicos y apoyo verbal, la AMV reduce los costos, mejora la seguridad, aumenta la satisfacción del paciente y amplía la disponibilidad del servicio. Aspiración manual de vacío: los proveedores de servicios de entrega aprecian la simplicidad, la portabilidad y la rentabilidad de los MVA. Cualquier proveedor que participe en servicios ginecológicos probablemente esté bien equipado para proporcionar AMEU. El método puede ofrecerse con pocos instrumentos especializados y 9 Al permitir que el dolor se maneje de manera efectiva con anestesia local, analgésicos y apoyo verbal, el MVA reduce los costos, mejora la seguridad, aumenta la satisfacción del paciente y amplía la disponibilidad del servicio. Paul Blumenthal suministra y con modestas adaptaciones a las instalaciones existentes. Los instrumentos no requieren electricidad, y los proveedores en varios niveles del sistema de atención médica pueden realizar MVA de manera segura. Además, hay pocos gastos adicionales una vez que se compran los instrumentos de AMEU, se capacita al personal y se arregla la instalación. MVA es fácil de usar en una variedad de entornos, incluidos sitios de primer nivel de referencia, centros de atención primaria, consultorios médicos y clínicas. Su simplicidad ayuda a trasladar los servicios de aborto fuera de los entornos hospitalarios y de quirófano donde normalmente se realiza D&C (Magotti y otros, 1995). (Consulte la Tabla 4). MVA también permite a los proveedores ofrecer a las mujeres abortos seguros y efectivos en una oficina privada o cuando el quirófano está reservado, lo que reduce los retrasos y disminuye la cantidad de personal necesario para el procedimiento. La carga sobre los sistemas de atención médica se reduce cuando un proveedor puede realizar un aborto en el momento en que la mujer se presenta en el centro, en lugar de esperar a que haya médicos y quirófanos disponibles. Según un estudio de 1997 de De Pinho y McIntyre, el costo también se reduce; En Sudáfrica, los procedimientos del primer trimestre realizados en centros de salud7 cuestan un 26% menos que los que se realizan en clínicas comunitarias y un 133% menos que los abortos en hospitales (como se cita en Althaus, 2000). Un cambio a realizar AMEU fuera del hospital y / o quirófano ayuda a conservar los recursos que luego pueden dirigirse a la planificación familiar y otros servicios esenciales de atención médica para las mujeres y sus familias. Otros lugares enfrentan dificultades más difíciles para brindar atención médica, como la falta de profesionales de la salud capacitados o equipos inadecuados. La AMEU hace posible el aborto seguro en áreas remotas o de bajos recursos, particularmente donde otros métodos no son factibles. MVA presenta un medio para ofrecer servicios quirúrgicos por parte de proveedores capacitados de nivel medio, lo cual es especialmente importante en regiones con bajas relaciones médico-paciente o pocos médicos disponibles. Cuando los profesionales de la salud deben viajar a las zonas rurales para ofrecer atención médica, MVA ofrece una forma conveniente, portátil y rentable de garantizar que los servicios de aborto lleguen a zonas remotas del país. MVA permite un aborto seguro sin electricidad y proporciona un excelente método de respaldo para EVA donde la electricidad no es confiable. Requisitos de equipos e instalaciones La adopción de servicios de AMEU requiere pocos cambios, si es que los hay, en las instalaciones o la infraestructura. Debido a su simplicidad, el MVA se puede ofrecer en centros de salud de bajo nivel y como un procedimiento ambulatorio. Es adecuado para la integración en salas de obstetricia / ginecología del hospital, consultorios privados, clínicas comunitarias, salas de emergencia y otros entornos. De manera óptima, los proveedores tendrán un espacio privado para asesorar y discutir el procedimiento con el paciente, así como un lugar cómodo y apropiado para que el paciente se recupere después del procedimiento. Si no hay espacio privado disponible, los proveedores deben encontrar una manera de aconsejar a las mujeres que respeten la privacidad y la confidencialidad. El aborto en sí puede realizarse en una pequeña sala de examen o procedimiento, que debe estar bien iluminada, bien ventilada y lo suficientemente grande como para acomodar una mesa de examen ginecológico. Los instrumentos necesarios para MVA son significativamente menos costosos que los necesarios para EVA.

Proveedores de MVA

Los proveedores de nivel medio pueden realizar una MVA de manera segura a nivel primario de salud sin un aumento en las tasas de complicaciones. En Bangladesh, las paramédicas (llamadas Visitantes de Bienestar Familiar) usan instrumentos MVA para realizar la regulación menstrual bajo supervisión médica. Las tasas de complicaciones de los abortos realizados por paramédicos parecen ser más bajas que las informadas en estudios en los que los médicos realizaron el aborto (Greenslade et al., 1993b; Freedman et al., 1986; Cates y Grimes, 1981). Para evaluar la capacidad de las personas que no son médicos para brindar un aborto seguro, un estudio de EE. UU. Examinó las tasas de complicaciones de los abortos por aspiración al vacío proporcionados por médicos versus asistentes médicos.8 Durante un período de dos años, se recopilaron datos sobre 2,458 abortos en el primer trimestre. No hubo diferencias significativas en las tasas de complicaciones entre los médicos y los asistentes de médicos para las complicaciones generales, inmediatas o tardías (Freedman et al., 1998). (Consulte la Tabla 5). En Vietnam, donde solo los médicos ofrecen servicios de D&C, el uso de MVA para el aborto en el primer trimestre ha ampliado la gama de proveedores. Las parteras y otro personal médico ahora están capacitados para realizar MVA, haciendo que los servicios estén más disponibles y aliviando la carga para los médicos y hospitales (Focus Group, 1998). Donde las instalaciones de aborto son escasas, la adopción generalizada de MVA y la capacitación de los proveedores pueden ayudar a brindar servicios de calidad a nivel local (Greenslade et al., 1993b).

Costos de equipo y personal

MVA es un servicio relativamente económico de proporcionar y es mucho menos costoso que EVA en términos de costos iniciales. La reutilización del aspirador de MVA después de la desinfección o esterilización ayuda a reducir los costos. En algunos entornos fuera de los EE. UU., Las cánulas también se esterilizan o desinfectan de alto nivel. Incluso cuando se limitan a un solo uso, los instrumentos MVA se consideran económicos en muchas instalaciones; Los costos de reemplazo de instrumentos se compensan con los costos más altos asociados con el tiempo del personal, la esterilización y la desinfección. Se obtienen ahorros adicionales cuando los servicios de aborto se trasladan fuera del quirófano o la sala de emergencias, lo que reduce los gastos de anestesia, infraestructura hospitalaria, suministros estériles y atención de recuperación de pacientes. Un estudio en Suecia estimó que realizar MVA en la clínica (en lugar de proporcionar EVA en un quirófano) resultaría en un ahorro de costos del 24 por ciento en el quirófano y el tiempo de vigilancia solo. Los autores estiman que, si una décima parte de los abortos en Suecia se realizaran con MVA, el ahorro nacional sería de aproximadamente US $ 1,140,000 al año (Hemlin y Möller, 2001). El cambio a MVA reduce los gastos médicos relacionados con el tratamiento de complicaciones como perforación uterina, pérdida excesiva de sangre, infección pélvica y lesión cervical. La revisión del Programa Conjunto para el Estudio del Aborto (JPSA) de 250,000 casos indica que la tasa de complicaciones de MVA es aproximadamente la mitad de la de D&C. Una disminución del 50 por ciento en las complicaciones creará una reducción correspondiente en los gastos de tratamiento de las complicaciones (Grimes et al., 1977). El uso de proveedores de nivel medio en lugar de médicos para realizar servicios de aborto también reduce los costos de personal. Los costos de personal variarán según el tipo de centro en el que se realice el aborto y el nivel de proveedores de personal en ese centro. Los costos en tiempo del personal también están asociados con las visitas de seguimiento. Debido a la efectividad de la MVA, muchos proveedores no requieren una visita de seguimiento y muchas mujeres, particularmente aquellas en áreas rurales, no encuentran factible regresar para una segunda visita. Algunas clínicas, sin embargo, exigen o alientan a los pacientes a que regresen para un examen de seguimiento para confirmar que no hay complicaciones y que el procedimiento fue exitoso.

Necesidades de capacitación: procedimientos médicos

Los servicios que se brindan actualmente en una instalación determinada determinarán las necesidades de capacitación y supervisión del personal para introducir la AMEU. Para aquellos que ya realizan EVA, la adición de MVA requiere solo un entrenamiento adicional mínimo en las diferencias entre los dos métodos de succión. Los proveedores de D&C, por otro lado, necesitan capacitación no solo en el procedimiento de MVA sino también en la realización de abortos para pacientes bajo anestesia local en lugar de general y / o sedación fuerte. Para los proveedores que actualmente no ofrecen servicios de aborto, pero que están interesados ​​en expandir los servicios que ofrecen, la capacitación y las necesidades de personal pueden ser más importantes. Los requisitos de personal varían según la ubicación de los servicios y la forma en que se administra la atención médica en ese entorno. El rango de los deberes médicos y logísticos incluye responder las preguntas de los pacientes sobre el aborto; saludo y prestación de servicios de admisión; ayudando con exámenes financieros y ayuda; realización de exámenes físicos; realizar MVA; asistencia con citas de seguimiento y preguntas; y manejo de complicaciones. Las complicaciones del aborto son extremadamente raras; no obstante, todos los proveedores deben poder manejar estas situaciones si se presentan. El personal también deberá estar capacitado en RCP y en el manejo de otras emergencias, así como en el transporte de emergencia. Necesidades de capacitación: opciones y asesoramiento sobre anticonceptivos Idealmente, los proveedores que ofrecen servicios de aborto (incluida la MVA) incorporan el asesoramiento para que la mujer esté plenamente informada de sus opciones y el curso del tratamiento. Para muchas mujeres, el asesoramiento efectivo es clave para la experiencia exitosa del aborto del paciente, y es esencial no solo para proporcionar información y apoyo, sino también para ayudar al paciente a tomar su decisión. Uno de nosotros El estudio descubrió que el factor más importante que influía en la satisfacción de la mujer con su cuidado del aborto era la información y el asesoramiento que recibió (NAF, 2001). Es probable que una mujer que experimente un embarazo no deseado y busque un aborto se encuentre bajo una cierta cantidad de estrés psicológico, físico o logístico y se enfrente a múltiples problemas (Mogul Garrity y Castle, 1996). Los proveedores de servicios deben ayudar y apoyar a cada mujer a tomar la mejor decisión para su situación única. El personal debe poder responder con información y asistencia de una manera atenta y centrada en el paciente para que la experiencia sea lo más positiva posible para la mujer. Brindar asesoramiento e información a las mujeres que buscan un aborto es una habilidad especial e importante que requiere capacitación para los nuevos proveedores y personal de abortos. El asesoramiento anticonceptivo es otro componente esencial de la atención del aborto centrada en el paciente. Una mujer que busca un aborto lo hace porque no quiere estar embarazada en ese momento; puede querer evitar tener hijos en el futuro inmediato, si no más. El embarazo puede ocurrir casi inmediatamente después del aborto. Por lo tanto, el procedimiento de aborto ofrece una oportunidad conveniente para que las mujeres reciban información y servicios anticonceptivos. El breve período de recuperación después de la AMEU es un momento oportuno para discutir la anticoncepción con los pacientes. En Turquía, el Ministerio de Salud se ha concentrado en vincular la regulación menstrual y el asesoramiento y los servicios anticonceptivos con gran éxito; La prevalencia del uso efectivo de métodos anticonceptivos inmediatamente después de la regulación menstrual es de entre 86 y 92 por ciento (Greenslade et al., 1993b). El asesoramiento y la atención anticonceptiva pueden integrarse en los servicios de aborto, independientemente de si el procedimiento se realiza en el consultorio de un médico, en un hospital, en una clínica o en un centro de salud comunitario.

Los proveedores deben investigar las regulaciones, las pautas de práctica o los requisitos legales que pueden aplicarse a la provisión de MVA. Por ejemplo, algunas comunidades tienen regulaciones específicas que se aplican a las instalaciones en las que ocurren los abortos. También puede haber leyes que dirijan la forma en que el personal debe protegerse de la exposición a la sangre, el líquido amniótico y el tejido fetal. En algunos lugares, los proveedores deben enviar todas las muestras de tejido a un laboratorio para su análisis e incineración. Los gobiernos locales u organismos reguladores generalmente determinan estos requisitos, por lo que los gerentes y proveedores deben buscar asesoramiento sobre las leyes en su área específica. Es posible que se necesiten equipos o suministros adicionales para cumplir con estas regulaciones. Algunos países y comunidades tienen leyes que exigen el tipo de proveedor que puede realizar abortos. En algunos lugares, la intención original de estas leyes era proteger a las mujeres de los procedimientos inseguros realizados por personas no capacitadas. Sin embargo, tales leyes pueden actuar como una barrera para los servicios de aborto. Por ejemplo, algunas leyes locales requieren que los proveedores de abortos de nivel medio sean supervisados ​​por un médico; La falta de un médico supervisor puede ocasionar demoras o la no prestación de servicios de aborto.

Conclusión

En países tan diversos como Estados Unidos, Vietnam, Sudáfrica, Bangladesh y el Reino Unido, la aspiración manual de vacío ha ayudado a ampliar el acceso de las mujeres a abortos seguros y efectivos. Al llevar el aborto a una variedad más amplia de instalaciones, la AMEU puede ayudar a superar las barreras que tradicionalmente han obstaculizado el acceso a los servicios. La introducción de AMEU a la gama de servicios de los profesionales de la salud ayuda tanto a los proveedores como a los pacientes. MVA es extremadamente seguro, económico y tiene muy pocas complicaciones. La simplicidad y versatilidad de la técnica junto con el bajo costo de los instrumentos, permiten a los proveedores ofrecer MVA en entornos donde EVA no está disponible. La AMEU puede ayudar a aumentar la cantidad de proveedores e instalaciones que ofrecen abortos seguros, brindar servicios en áreas con suministro eléctrico poco confiable o inexistente y minimizar la necesidad de anestesia general y entornos de quirófano. Esta tecnología, probada y utilizada durante casi 30 años, es una herramienta importante para abordar las necesidades de salud reproductiva en el siglo XXI. La AMV puede ayudar a las naciones a implementar el acuerdo internacional realizado en la revisión de cinco años de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (CIPD + 21) para garantizar servicios de aborto seguros y accesibles en toda la extensión de la ley. La AMEU puede ampliar el acceso de las mujeres a servicios de aborto seguro, reduciendo en última instancia la mortalidad y la morbilidad materna en todo el mundo.